INDICE:

I.I     TOPÓNIMO ESGUEVA

I.II    PUEBLOS DEL VALLE

I-III  MONUMENTOS

 

II- I   LUIS DE GÓNGORA Y EL ESGUEVA

II- II  REPLICAS DE  FRANCISCO DE QUEVEDO

II- III CONTRA GÓNGORA (Cirilo García Román)

 

II - IV  CAMBIO DE ESTACIÓN Y CAMBIO DE AÑO

II - V  POEMA SEMBRANDO. MARCOS RAFAEL BLANCO BELMONTE

II - VI  POEMAS SENTIDOS. ( POR ARSENIO ESCOLAR)

ojos claros serenos                                              de Gutierre de Cetina

la amiga de bernal francés                                  anónimo

lo inalcanzable                                                       de Alfonsina Storni

mi vida es un erial                                                 de Bequer

ajedrez                                                                     de Jorge Luis Borges

el amor ascendia entre nosotros                        de Miguel Hernandez

romance de la jura de santa gadea                     anónimo

soneto                                                               de Sor Juana Ines de la Cruz

esto es amor                                                            de Lope de Vega

lo fatal                                                                        de Rubén Darío

nadie fue ayer                                                           de León Felipe

a una mujer que se afeitaba y estaba hermosa  de uno de los Aegensola

besos                                                                           de Gabriela Mistral

el ciprés de Silos                                                       de Gerardo Diego

poderoso caballero es don dinero                          de Quevedo

el mañana efímero                                                     de Antonio Machado

lo cotidiano                                                                  de Rosario Castellanos

a la salida de la carcel                                               de Fray Luis de León

la lluvia no dice nada                                           de Pedro Miguel Obligado

vida                                                                                de José Hierro

canción hacia dentro                                                  de Julia Burgos

el principio                                                                    de Blas de Otero

ya no                                                                               de Idea Vilariño

fragmentonto de Don Juan Tenorio                          de José Zorrilla

hace un año que busco la forma de mi amado       de Carilda Oliver

segundo soliloquio de Segismundo                    de Calderón de la Barca

los formales y el frio                                                     de Mario Benedetti

vivo sin vivir en mí                                                         de Teresa de Jesús

serranilla VII                                                           del Marqués de Santillana

último brindis                                                                 de Nicanor Parra

poemas sentidos                                                           de Nicolás Guillén

poemas sentidos                                                           de Juan de la Cruz

poemas sentidos                                                           de Octavio Paz

fuego y nieve                                                    de Pedro Antonio de Alarcón

cuando regreses                                                            de Laura Victoria

 

octubre                                                            de Juan Ramón Jimenez

fragmento de la égloga i                              de Garcilaso de la Vega

emoción vesperal                                           de Ernesto Noboa y Caamaño

dineros son calidad                                        de Góngora

nacer hombre                                                   de Adela Zamudio

a la pereza                                                        de Bretón de los Herreros

caupolicán                                                        de jose santos chocano

cancion 8                                                           de Rafael Alberti

Mia de nadie                                                      de Mia Gallegos

Canción del pirata                                            de Espronceda

la muchachita pálida                                       de Alfredo Espino

la vieja y el gato                                         de Samaniego

bajo la lluvia                                               de Juana Ibargourou

la opinión                                                    de Ramón de Campoamor

a ines que se teñia las canas de rubio   de Baltasar del Alcázar

la llama funesta                                          de Alfonso Reyes

al partir                                                         de Gertrudis Gómez de Avellaneda

Castilla                                                          de Manuel Machado

El intruso                                                       de Delmira Agusti

qué paseo de noche                                   de  Pedro Salinas

A la abolición de la esclavitud en Cuba    de Carolina Coronado

espero curarme de tí                                   de jaime sabines

determinarse y luego arrepentirse            de villamediana

devoluciones                                                  de gioconda belli

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

I. I

Topónimo ESGUEVA.

Se trata de un nombre bien documentado en su evolución lingüística.

Del primitivo vocablo Agoseba, se llegó al actual Esgueva.

 .- Agoseba aparece en un diploma de Ordoño III en favor de la Iglesia de León, del año 995.

 .- En época de Alfonso VIII es siempre Axeva.

 .- En el Becerro de Las Behetrias aparece siempre Esgueva, Val de Esgueva.

 .- Agoseba es un compuesto de tres palabras ibéricas: Ago, que significa boca, Us que significa bosque e Ibai que significa rio.

 Su significado es: rio del bosque.

                                        Jesus Heras Aparicio

 

  I.II     

 PUEBLOS  QUE CONFORMAN EL VALLE ESGUEVA

En la provincia de Burgos:

Espinosa de Cervera,  Valdeande, Santa María del Mercadillo, Pinilla Trasmonte, Bahabón de Esgueva, Santibáñez de Esgueva, Cabañes de Esgueva, Pinillos de Esgueva, Terradillos de Esgueva, Villatuelda, Torresandino, Villovela de Esgueva y Tórtoles de Esgueva.

En la provincia de Palencia:

Castrillo de Don Juan.

En la provincia de Valladolid:

Encinas de Esgueva, Canillas de Esgueva, Fombellida, Torre de Esgueva, Castroverde de Cerrato, Villaco de Esgueva, Amusquillo, Villafuerte de Esgueva, Esguevillas de Esgueva, Piña de Esgueva, Villanueva de los Infantes, Olmos de Esgueva, Villarmentero de Esgueva, Castronuevo de Esgueva, Renedo de Esgueva y Valladolid 

I.III

Monumentos

En la zona burgalesa, encontraremos interesantes muestras de arte románico bajo la denominación de Escuela del Esgueva.

En la zona correspondiente a la provincia de Valladolid, pueden encontrarse monumentos románicos en Villafuerte de Esgueva y en Piña de Esgueva.

• Iglesia de Bahabón de Esgueva

• Iglesia de Cabañes de Esgueva

• Ermita de Santibáñez de Esgueva

• Iglesia de Pinillos de Esgueva- Monumento más representativo de la Escuela del Esgueva

• Iglesia de Terradillos de Esgueva

• Iglesia de Villatuelda - Tardorrománica de transición al gótico

• Iglesia de Torresandino

• Convento de Sta. Maria de los Valles, Torresandino

• Iglesia de Tórtoles de Esgueva

• Castillo de Encinas de Esgueva

• Iglesia de Encinas de Esgueva

• Iglesia de Castroverde de Cerrato.

• Restos de un castillo, de un castro celta y de una necrópolis romana en Castroverde de Cerrato.

 

 

II - I

 LUIS DE GÓNGORA

Musa que sopla y no inspira,

y sabe por lo traidor

poner los dedos mejor

en mi bolsa que en su lira,

no es de Apolo, que es mentira,

hija musa tan bellaca,

sino del que hurtó la vaca

al pastor: a tal persona

pongámosle su Helicona

en las montañas de Jaca.

Musa que en medio de un llano,

llevando gente consigo,

tradujo al mayor amigo

de francés en castellano.

Musa que a su medio hermano,

hijo del planeta rojo,

o por trato o por antojo

sin besarlo lo vendió:

no estoy muy seguro yo,

pues me ha besado en el ojo.

Remitirele el proceso

a quien me pusiere dudas

en darle nombre de Judas

por el trato o por el beso.

Y aun acumularle a eso

la mano de Judas quiero,

pues me juró un caballero

que en casa de una señora

la semana pecadora

mató vela y candelero.

Y en delitos tan soeces

ved qué gramáticas usa,

que ha declinado su musa

por templum templi mil veces;

y a pesar de los jüeces

y de las leyes, acierta

con el templo y con la puerta,

si no es que dicen por yerro

que entra el gato como el perro

porque halló la puerta abierta.

--------------------------------------------

       AL RIO ESGUEVA

I

A. ¿Qué lleva el señor Esgueva?

B. Yo os diré lo que lleva

 Lleva este río crecido ,

y llevará cada día

las cosas que por la vía

de la cámara han salido,

y cuanto se ha proveído

según leyes de Digesto ,

por jüeces que, antes desto,

lo recibieron a prueba.

II

A. ¿Qué lleva el señor Esgueva?

B. Yo os diré lo que lleva

Lleva el cristal que le envia

una dama y otra dama,

digo el cristal que derrama

la fuente de mediodía ,

y lo que da la otra vía,

 sea pebete o sea topacio ;

que al fin damas de Palacio

son ángeles hijos de Eva .

III

A. ¿Qué lleva el señor Esgueva?

B. Yo os diré lo que lleva

Lleva lágrimas cansadas

de cansados amadores,

que, de puro servidores,

son de tres ojos lloradas;

de aquél, digo, acrementadas

que una nube le da enojo

porque no hay nube deste ojo

que no truene y que no llueva.

IV

A. ¿Qué lleva el señor Esgueva?

B. Yo os diré lo que lleva.

Lleva pescado de mar,

aunque no muy de provecho,

que salido del estrecho

va a Pisuerga a desovar;

si antes era calamar

o si antes era salmón,

se convierte en camarón

luego que en el río se ceba.

V

A. ¿Qué lleva el señor Esgueva?

B. Yo os diré lo que lleva.

Lleva, no patos reales,

ni otro pájaro marino,

sino el noble palomino

nacido en nobles pañales ;

colmenas lleva y panales

que el río les da posada ;

la colmena es vidnada

y el panal es cera nueva.

VI

A. ¿Qué lleva el señor Esgueva?

B. Yo os diré lo que lleva.

Lleva sin tener su orilla

árbol ni verde ni fresco,

fruta que es toda de cuesco

y, de madura, amarilla;

hácese de ella en Castilla

conseva en cualquiera casa,

y tanta ciruela pasa ,

que no hay quien sin ella beba.

 

 

II-II

REPLICAS DE FRANCISCO DE QUEVEDO

 

I

Ya que coplas componéis,

ved que dicen los poetas

que, siendo para secretas,

muy públicas las hacéis.

Cólica diz que tenéis,

pues por la boca purgáis.

Satírico diz que estáis.

A todos nos dais matraca:

descubierto habéis la caca

con las cacas que cantáis.

II

De vos dicen por ahí

Apolo y todo su bando

que sois poeta nefando,

pues cantáis culos así.

Por lo cual me han dicho a mí

que desde hoy en adelante

diga que obras vuestras cante,

por el mandado de Apolo,

con el son de un rabel sólo

un rabadán ignorante.

III

No hay música donde estén

vuestros inmundos trabajos,

que si suenan bien los bajos,

los tiples no suenan bien;

y cuando tonos les den

a los que el mundo levanta,

¿cuál hombre o mujer que canta,

si tiene cabeza cuerda,

a pies de coplas de mierda

hará pasos de garganta?

IV

Con Esgueva es vuestro enojo:

nombre de sucio le dan,

siendo, de puro galán,

todos sus males de ojo.

Versos hacéis por antojo

que solo los bien nacidos

celebramos atrevidos;

que en otra conversación,

por ser sucios como son,

no pueden ser admitidos.

V

Vuestros conceptos alabo,

pues de puro buena pesca

los hacéis a la gatesca,

pues los hacéis por el rabo.

Tenéis un ingenio bravo;

hacéis cosas peregrinas;

vuestras coplas son divinas,

sino que dice un doctor

que vuestras letras, señor,

se han convertido en letrinas.

VI

Que alabe será muy justo

vuestros versos mi voz sola,

pues por ser todos de cola

se pegan a cualquier gusto.

Desde el scita al negro adusto

y desde el Tajo dorado

al Nilo tan celebrado,

no hay ingenio tan machucho

ni crecido, mas ¿qué mucho,

si crece de estercolado?

VII

Son tan sucias al mirar

las coplas que dais por ricas,

que las dan en las boticas

para hacer vomitar.

Un nombre os ando a buscar

que os cuadre derechamente,

y hallo que os llama un valiente

que de Córdoba os conoce

poeta de entre once y doce,

que es cuando vacia la gente.

VIII

¿Adónde hallaréis excusa

para lo que vemos todos,

que fue en verano y sin lodos

tan rabosa vuestra musa?

Si acaso Circe o Medusa

—o juntas ambas a dos—

os han mudado, por Dios

que olvidéis la prelacía,

antes que la policía

venga a conocer de vos.

IX

Yo por mí no pongo duda

en que las coplas pasadas,

según están de cagadas,

las hicisteis con ayuda.

Más vale que tengáis muda

la lengua, que en suciedades.

Dejad las ventosidades:

mirad que sois en tal caso

albañal donde el Parnaso

purga sus necesidades.

------------------------------------------------

Vuestros coplones, cordobés sonado,

sátiras de mis prendas y despojos,

en diversos legajos y manojos

mil servidores me los han mostrado.

Buenos deben de ser, pues han pasado

por tantas manos y por tantos ojos,

aunque solo me espanta en mis enojos

ver que cosa tan sucia haya limpiado.

Confieso que son aguas propiamente

las mías, pues que son las que hacen todos

, pero también os digo juntamente

que sois más sucio vos, pues que mis lodos,

mi estiércol, mi inmundicia y mi corriente

en la boca traéis de tantos modos.

No los tomé, porque temí cortarme

con lo sucio muy más que con lo agudo,

ni los quise leer por no ensuciarme.

Y así ya no me espanta el ver que pudo

entrar en mis mojones a inquietarme

un papel de limpieza tan desnudo.

-------------------------------------------------------

 Dime, Esguevilla, ¿cómo fuiste osado

a subirte a las barbas del que ha sido

más escrito en España y más leído

y con más justo nombre celebrado?

Si porque te cantó le has murmurado,

tan solamente que te acuerdes pido

de que toman tus aguas apellido

de las que hace un pueblo tan honrado.

Guárdales, pues, respeto a versos tales,

que es muy necio en juzgar cosas tan varias

el que nunca salió de entre pañales.

¡Decir que son las coplas ordinarias!

Sino tan llenas de agudeza y tales,

que aún son a ojos de todos necesarias.

------------------------------------------------------

I

En lo sucio que has cantado

y en lo largo de narices,

de más de que tú lo dices,

que no eres limpio has mostrado.

Eres hombre apasionado,

y por saber que es corona

la pasión en tu persona,

es punto muy necesario

que esté en el monte Calvario

puesta de hoy más tu Helicona.

II

Traducir un hombre al rey

de francés en castellano,

mandándolo por su mano,

es justo y por justa ley,

mas no a la plebeya grey

el rey por dinero o ruego,

como tu pariente ciego.

Y no hagas desto donaire,

que mi culpa es cosa de aire,

pero la tuya de fuego.

III

Por muy pequeña ocasión

sé que en perseguirme has dado:

de aquellos lo has heredado

que inventaron la pasión.

Satírico no es razón

ser un hombre principal

que tiene sangre real:

yo lo sé, que tus pasados

fueron todos salpicados

con la de un rey celestial.

IV

Dirás: «Yo soy racionero

de Córdoba y de su iglesia»,

mas no es maravilla efesia

adquirirlo por dinero.

Longinos fue caballero

y Longinos fue judío.

De tu probanza me río:

al cabildo engañado has,

más podrá volverse atrás,

que no es el cabildo río.

V

Pues no fueron declinados

ni por sermo ni por templo

tus deudos, que, para ejemplo,

del templo fueron echados,

déjate de esos cuidados,

que decir mal es mal trato;

no seas a tu vida ingrato:

guárdate tras de esa salva,

no te muerda el perro de Alba

o te arañe el rostro el gato.

----------------------------------------------

II- III

Contra Góngora

         ( Cirilo García Román)

 

¡Oh qué malquisto con Góngora quedo,

con sus versos y su reverso oscuro!

En mi canon no te tengo: perjuro

burlarme en el último, y sin pedo.

 

¿Quiere ser bueno? Facil el remedio:

Vuelvase obtuso, pero por lo breve;

Y rio arriba en Aguachal abreve,

No en fétidas de cortesano enredo.

 

Fluya Esgueva con estos versos mios

Limpio y cristalino, no habiendo corte,

Y vengue escatológicos enojos;

Que pregonaré desde el sur al norte

Que, como el más humilde de los rios,

Tiene sus márgenes sin trampantojos

 

 

II - IV

 

CAMBIO DE ESTACIÓN Y CAMBIO DE AÑO

 

CIRILO GARCIA ROMAN

 

PLEGARIA

 

Antesala de los hielos,

Tú que alumbras con tus ascuas

Embarazos de los fuegos,

Dulce otoño embriagador.

 

Tú que acallas con tus brisas

Las chicharras y los cucos

Y los trinos de los mirlos,

Baco altivo y segador,

Escondiendo en tus neblinas

Con tu manto de hojarascas

A las tórtolas y grillos,

¡Oh nostalgia de la flor!

 

Hoy te pinto con la tinta

De estos surcos quejumbrosos,

Mal remiendo de las briznas

De tus brumas  y tu olor

 

Y de trazo con las trizas

De tus vientos olorosos

A los zumos de las viñas,

Suspendidos en vapor.

y te fijo con las niñas

De tus ojos tan acuosos

Por tu sangre de lloviznas

Y tu aroma de alcanfor.

 

Te suplico con ahinco

Que te quedes con nosotros,

Que no tengas mucha prisa

En ceder tu cetro al fiero

Marte cruel de nuestro invierno,

Pues eres nuestro pastor

          -------------------------------- . -----------------------------

 

II - V

EL SEMBRADOR

De aquel rincón bañado por los fulgores

del sol, que nuestro cielo triunfante llena,

de la florida tierra donde entre flores

se deslizó mi infancia dulce y serena,

envuelto en los recuerdos de mi pasado,

borroso cual lo lejos del horizonte,

guardo el extraño ejemplo nunca olvidado,

del sembrador mas raro que hubo en el monte.

 

aún no se si era sabio, loco o prudente

aquel hombre que humilde traje vestía;

sólo se que al mirarle la gente

con profundo respeto se descubría.

Y es que acaso su gesto severo y noble

a todos asombraba por lo arrogante:

¡Hasta los leñadores mirando al roble

siente las majestades de lo gigante!

 

Una tarde de otoño subí a la sierra

y al sembrador sembrando, miré risueño.

¡Desde que existen hombres sobre la tierra

nunca se ha trabajado con tanto empeño!

quise saber curioso, lo que el demente

sembraba en la montaña sola y bravía;

el infeliz oyóme benignamente

y me dijo con onda melancolía:

-Siembro robles y pinos y sicomoros;

quiero llenar de frondas esta ladera,

quiero que otros disfruten de los tesoros

que darán estas plantas cuendo yo muera

 

¿Por qué tantos afanes en la jornada

sin buscar recompensa? dije. Y el loco

murmuró , con las manos en la azada:

-Acaso tu imaginas que me equivoco,

acaso por ser niño, te asombre mucho

el soberano impulso que mi alma enciende;

por los que no trabajan, trabajo y lucho,

si el mundo no lo sabe, ¡Dios me comprende!

 

Hoy es el egoísmo torpe maestro

a quien rendimos culto de varios modos:

si rezamos, pedimos solo el pan nuestro,

¡Nunca al cielo pedimos pan para todos!

en la propia miseria los ojos fijos,

buscamos las riquezas que nos convienen

y todo lo arrostramos por nuestro hijos.

¿Es que los demás padres hijos no tienen?...

Vivimos siendo hermanos sólo en el nombre

y en las guerras brutales con sed de robo,

hay siempre un fraticida dentro del hombre,

y el hombre para el hombre siempre es un lobo.

 

Por eso cuando al mundo triste contemplo,

yo me afano y me impongo ruda tarea

y se que vale mi pobre ejemplo,

aunque pobre y humilde parezca y sea.

¡Hay que luchar por los que no luchan!

¡Hay que pedir por todos los que no imploran!

¡Hay que hacer que nos oigan los que nos escuchan!

¡Hay que llorar por todos los que no lloran!

 

Hay que ser cual abejas que en la colmena

fabrican para todos dulces panales,

Hay que ser como el agua que va serena

brindando al mundo entero frescos raudales.

Hay que imitar al viento, que siembra flores

lo mismo en la montaña que en la llanura.

Y hay qe vivir la vida sembrando amores,

con la vista y el alma siempre en la altura....

 

Dijo el loco...y con noble melancolía

por las breñas del monte siguió trepando,

y al perderse en las sombras aún repetía:

¡Hay que vivir sembrando! ¡Siempre sembrando!....

Blanco Belmonte

 

 II - VI

POEMAS SENTIDOS ( POR ARSENIO ESCOLAR)

 

Gutierre de Cetina

Ojos claros, serenos,

si de un dulce mirar sois alabados,

¿por qué, si me miráis, miráis airados?

Si cuanto más piadosos,

más bellos parecéis a aquel que os mira,

no me miréis con ira,

porque no parezcáis menos hermosos.

¡Ay tormentos rabiosos!

Ojos claros, serenos,

ya que así me miráis, miradme al menos.

 

 

La amiga de Bernal Francés, de autor anónimo

Sola estoy en la mi cama

namorando mi cojín;

¿quién será ese caballero

que a mi puerta dice «abrid»?

 

-Soy Bernal Francés, señora,

el que os suele servir

de noche para la cama,

de día para el jardín.

 

Alzó sábanas de holanda,

cubriose de un mantellín;

tomó candil de oro en mano

y a la puerta bajó a abrir.

Al entreabrir de la puerta,

él dio un soplo en el candil.

 

-¡Válgame Nuestra Señora,

válgame el señor san Gil!

Quien apagó mi candela

puede apagar mi vivir.

-No te espantes, Catalina,

ni me quieras descubrir

, que a un hombre he muerto en la calle,

la justicia va tras mí.

 

Le ha cogido de la mano

y le ha entrado al camarín;

sentole en silla de plata

con respaldo de marfil;

bañole todo su cuerpo

con agua de toronjil;

hízole cama de rosa,

cabecera de alhelí.

 

-¿Qué tienes, Bernal Francés,

que estás triste a par de mí?

¿Tienes miedo a la justicia?

No entrará aquí el alguacil.

¿Tienes miedo a los criados?

Están al mejor dormir.

-No temo yo a la justicia,

que la busco para mí,

ni menos temo a criados

que duermen su buen dormir

 

. -¿Que tienes, Bernal Francés?

¡No solías ser así!

Otro amor dejaste en Francia

o te han dicho mal de mí.

-No dejo amores en Francia

que otro amor nunca serví.

-Si temes a mi marido,

muy lejos está de aquí.

-Lo muy lejos se hace cerca

para quien quiere venir,

y tu marido, señora,

 lo tienes a par de ti.

Por regalo de mi vuelta

te he de dar rico vestir,

vestido de fina grana

forrado de carmesí,

y gargantilla encarnada

como en dama nunca vi;

gargantilla de mi espada

que tu cuello va a ceñir.

Nuevas irán al Francés

que arrastre luto por ti.

 

Sorpresa, de Federico García Lorca

Muerto se quedó en la calle

con un puñal en el pecho.

No lo conocía nadie.

 

¡Cómo temblaba el farol!

Madre.

¡Cómo temblaba el farolito

de la calle!

 

Era madrugada. Nadie

pudo asomarse a sus ojos

abiertos al duro aire.

 

Que muerto se quedó en la calle

que con un puñal en el pecho

y que no lo conocía nadie.

 

Lo inacabable, de Alfonsina Storni

No tienes tú la culpa si en tus manos

mi amor se deshojó como una rosa:

Vendrá la primavera y habrá flores…

El tronco seco dará nuevas hojas.

 

Las lágrimas vertidas se harán perlas

de un collar nuevo; romperá la sombra

un sol precioso que dará a las venas

la savia fresca, loca y bullidora.

 

Tú seguirás tu ruta; yo la mía

y ambos, libertos, como mariposas

perderemos el polen de las alas

y hallaremos más polen en la flora.

 

Las palabras se secan como ríos

y los besos se secan como rosas,

pero por cada muerte siete vidas

buscan los labios demandando aurora.

 

Mas… ¿lo que fue? ¡Jamás se recupera!

¡Y toda primavera que se esboza

es un cadáver más que adquiere vida

y es un capullo más que se deshoja!

 

Ajedrez, de Jorge Luis Borges

Tenue rey, sesgo alfil, encarnizada

reina, torre directa y peón ladino

sobre lo negro y blanco del camino

buscan y libran su batalla armada.

 

No saben que la mano señalada

del jugador gobierna su destino,

no saben que un rigor adamantino

sujeta su albedrío y su jornada.

 

También el jugador es prisionero

(la sentencia es de Omar) de otro tablero

de negras noches y blancos días.

 

Dios mueve al jugador, y éste, la pieza.

¿Qué Dios detrás de Dios la trama empieza

de polvo y tiempo y sueño y agonías?

 

El amor ascendía entre nosotros, de Miguel Hernández

El amor ascendía entre nosotros

como la luna entre las dos palmeras

que nunca se abrazaron.

 

El íntimo rumor de los dos cuerpos

hacia el arrullo un oleaje trajo,

 pero la ronca voz fue atenazada.

Fueron pétreos los labios.

 

El ansia de ceñir movió la carne,

esclareció los huesos inflamados,

pero los brazos al querer tenderse

murieron en los brazos.

Pasó el amor, la luna, entre nosotros

y devoró los cuerpos solitarios.

Y somos dos fantasmas que se buscan

y se encuentran lejanos.

 

Romance de la jura de santa Gadea, de autor anónimo

En santa Águeda de Burgos,

do juran los hijosdalgo,

le toman la jura a Alfonso

por la muerte de su hermano;

tomábasela el buen Cid,

ese buen Cid castellano,

sobre un cerrojo de hierro

y una ballesta de palo

y con unos evangelios

y un crucifijo en la mano.

Las palabras son tan fuertes

que al buen rey ponen espanto.

 

—Villanos te maten, Alfonso;

villanos, que no hidalgos;

de las Asturias de Oviedo,

que no sean castellanos;

mátente con aguijadas,

no con lanzas ni con dardos;

con cuchillos cachicuernos,

no con puñales dorados;

abarcas traigan calzadas,

que no zapatos con lazo;

capas traigan aguaderas,

no de contray ni frisado;

con camisones de estopa,

no de holanda ni labrados;

caballeros vengan en burras,

que no en mulas ni en caballos;

frenos traigan de cordel,

que no cueros fogueados.

Mátente por las aradas,

que no en villas ni en poblado,

y sáquente el corazón

por el siniestro costado,

si no dijeres la verdad

de lo que te es preguntado:

si fuiste o consentiste

en la muerte de tu hermano.

 

Las juras eran tan fuertes

que el rey no las ha otorgado.

Allí habló un caballero

que del rey es más privado:

 

—Haced la jura, buen rey,

no tengáis de eso cuidado,

que nunca fue rey traidor,

ni papa descomulgado.

 

Jurado había el rey

que en tal nunca se ha hallado;

pero allí hablara el rey

malamente y enojado:

 

—Muy mal me conjuras, Cid;

Cid, muy mal me has conjurado;

mas hoy me tomas la jura,

mañana me besarás la mano.

 

—Por besar mano de rey

no me tengo por honrado,

porque la besó mi padre

me tengo por afrentado.

 

—Vete de mis tierras, Cid,

mal caballero probado,

y no vengas más a ellas

desde este día en un año.

 

—Pláceme, dijo el buen Cid;

pláceme, dijo, de grado,

por ser la primera cosa

que mandas en tu reinado.

Tú me destierras por uno,

yo me destierro por cuatro.

 

Ya se parte el buen Cid,

sin al rey besar la mano,

con trescientos caballeros,

todos eran hijosdalgo;

todos son hombres mancebos,

que ninguno había cano;

todos llevan lanza en puño

y el hierro acicalado,

y llevan sendas adargas

con borlas de colorado.

Mas no le faltó al buen Cid

adonde asentar su campo.

 

Soneto, de sor Juana Inés de la Cruz

Al que ingrato me deja, busco amante;

al que amante me sigue, dejo ingrata;

constante adoro a quien mi amor maltrata;

maltrato a quien mi amor busca constante.

 

Al que trato de amor, hallo diamante,

y soy diamante al que de amor me trata;

triunfante quiero ver al que me mata,

y mato al que me quiere ver triunfante.

 

Si a éste pago, padece mi deseo;

si ruego a aquél, mi pundonor enojo:

de entrambos modos infeliz me veo.

 

Pero yo, por mejor partido, escojo

de quien no quiero, ser violento empleo,

 

Esto es amor, de Lope de Vega

Desmayarse, atreverse, estar furioso,

áspero, tierno, liberal, esquivo,

alentado, mortal, difunto, vivo,

leal, traidor, cobarde y animoso;

 

no hallar fuera del bien centro y reposo,

mostrarse alegre, triste, humilde, altivo,

enojado, valiente, fugitivo,

satisfecho, ofendido, receloso;

 

huir el rostro al claro desengaño,

beber veneno por licor süave,

olvidar el provecho, amar el daño;

 

creer que un cielo en un infierno cabe,

dar la vida y el alma a un desengaño;

esto es amor, quien lo probó lo sabe.

 

 

Lo fatal, de Rubén Darío

Dichoso el árbol, que es apenas sensitivo,

y más la piedra dura porque esa ya no siente,

pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo,

ni mayor pesadumbre que la vida consciente.

 

Ser, y no saber nada, y ser sin rumbo cierto,

y el temor de haber sido y un futuro terror…

Y el espanto seguro de estar mañana muerto,

y sufrir por la vida y por la sombra y por

 

lo que no conocemos y apenas sospechamos,

y la carne que tienta con sus frescos racimos,

y la tumba que aguarda con sus fúnebres ramos,

¡y no saber a dónde vamos,

ni de dónde venimos!…

 

 

Canción hacia dentro, de Julia de Burgos

¡No me recuerdes! ¡Siénteme!

Hay un sólo trino entre tu amor y mi alma.

 

Mis dos ojos navegan

el mismo azul sin fin donde tú danzas.

 

Tu arco-iris de sueños en mí tiene

siempre pradera abierta entre montañas.

 

Una vez se perdieron mis sollozos,

y los hallé, abrigados, en tus lágrimas.

 

¡No me recuerdes! ¡Siénteme!

Un ruiseñor nos tiene en su garganta.

 

Los ríos que me traje de mis riscos,

desembocan tan sólo por tus playas.

 

Hay confusión de vuelos en el aire?

¡El viento que nos lleva en sus sandalias !

 

¡No me recuerdes! ¡Siénteme!

Mientras menos me pienses, más me amas.

 

En el principio, de Blas de Otero

Si he perdido la vida, el tiempo, todo

lo que tiré, como un anillo, al agua,

si he perdido la voz en la maleza,

me queda la palabra.

 

Si he sufrido la sed, el hambre, todo

lo que era mío y resultó ser nada,

si he segado las sombras en silencio,

me queda la palabra.

 

Si abrí los labios para ver el rostro

puro y terrible de mi patria,

si abrí los labios hasta desgarrármelos,

me queda la palabra.

 

Ya no, de Idea Vilariño

 

Ya no será

ya no

no viviremos juntos

no criaré a tu hijo

no coseré tu ropa

no te tendré de noche

no te besaré al irme

nunca sabrás quién fui

por qué me amaron otros.

 

No llegaré a saber

por qué ni cómo nunca

ni si era de verdad

lo que dijiste que era

ni quién fuiste

ni qué fui para ti

ni cómo hubiera sido

vivir juntos

querernos

esperarnos

estar.

 

Ya no soy más que yo

para siempre y tú

ya

no serás para mí

más que tú. Ya no estás

en un día futuro

no sabré dónde vives

con quién

ni si te acuerdas.

No me abrazarás nunca

como esa noche

nunca.

 

No volverá a tocarte.

 

No te veré morir. 

 

 

Octubre, de Juan Ramón Jiménez

Estaba echado yo en la tierra, enfrente

del infinito campo de Castilla,

que el otoño envolvía en la amarilla

dulzura de su claro sol poniente.

 

Lento, el arado, paralelamente

abría el haza oscura, y la sencilla

mano abierta dejaba la semilla

en su entraña partida honradamente.

 

Pensé arrancarme el corazón, y echarlo,

pleno de su sentir alto y profundo,

al ancho surco del terruño tierno,

a ver si con romperlo y con sembrarlo,

la primavera le mostraba al mundo

el árbol puro del amor eterno.

 

Fragmento de Don Juan Tenorio, de José Zorrilla

En Roma, a mi apuesta fiel,

fijé, entre hostil y amatorio,

en mi puerta este cartel:

«Aquí está don Juan Tenorio

para quien quiera algo de él.»

 

De aquellos días la historia

a relataros renuncio:

remítome a la memoria

que dejé allí, y de mi gloria

podéis juzgar por mi anuncio.

 

Las romanas, caprichosas,

las costumbres, licenciosas,

yo, gallardo y calavera:

¿quién a cuento redujera

mis empresas amorosas?

 

Salí de Roma, por fin,

como os podéis figurar:

con un disfraz harto ruin,

y a lomos de un mal rocín,

pues me querían ahorcar.

 

Fui al ejército de España;

mas todos paisanos míos,

soldados y en tierra extraña,

dejé pronto su compaña

tras cinco o seis desafíos

 

Nápoles, rico vergel

de amor, de placer emporio,

vio en mi segundo cartel:

«Aquí está  don Juan Tenorio,

y no hay hombre para él

 

 Desde la princesa altiva

a la que pesca en ruin barca,

no hay hembra a quien no suscriba;

y a cualquier empresa abarca,

si en oro o valor estriba.

 

Búsquenle los reñidores;

cérquenle los jugadores;

quien se precie que le ataje,

a ver si hay quien le aventaje

en juego, en lid o en amores.»

 

Esto escribí; y en medio año

que mi presencia gozó

Nápoles, no hay lance extraño,

no hay escándalo ni engaño

en que no me hallara yo.

 

Por donde quiera que fui,

la razón atropellé,

la virtud escarnecí,

a la justicia burlé,

y a las mujeres vendí.

 

Yo a las cabañas bajé,

yo a los palacios subí,

yo los claustros escalé,

y en todas partes dejé

memoria amarga de mí.

 

Ni reconocí sagrado,

ni hubo ocasión ni lugar

por mi audacia respetado;

ni en distinguir me he parado

al clérigo del seglar.

 

A quien quise provoqué,

con quien quiso me batí,

y nunca consideré

que pudo matarme a mí

aquel a quien yo maté.

 

 

Hace un año que busco la forma de mi amado, de Carilda Oliver

Hace un año que busco la forma de mi amado.

Él era joven, bueno, un poco mal hablado

aunque puso una fiesta en cada palabrota.

Entera la sonrisa, el alma casi rota.

 

Los ojos con la magia lumínica del rayo,

la boca como jueves romántico de mayo.

Iba desnudo y diáfano por gracia de su piel;

suave, con esa única caricia de laurel.

 

Tenía una manera de amar gentes y trinos

y le colgaban versos, ternuras y caminos.

Se sabe que era humilde. Se sabe que era pobre.

Maestro de las fraguas, artesano del cobre.

 

Gastaba los insomnios limando alguna espada.

(Quizás quiso con ellas atravesar la nada).

Comía sueños, frutas, neblinas, girasoles.

Guardado estuvo el miedo ahí en sus caracoles.

 

Me hizo una pulsera de plata: esta serpiente

que llevo aquí en el brazo como una huella ardiente

de aquel que era rebelde, nocturno, tan distinto,

con máscara de broma, pariente del jacinto.

 

Leía extraños libros. (Se le oye cuando canta

y exprime soledades aún en su garganta).

 

Fue huérfano de todo. Nació ya siendo hombre.

Mi amante, mi marido. Naufragio fue su nombre.

Vivir sólo quería, mas nunca tuvo suerte.

Se equivocó de vaso y se bebió la muerte.

 

Los formales y el frío, de Mario Benedetti

Quién iba a prever que el amor, ese informal

se dedicara a ellos tan formales

 

mientras almorzaban por primera vez

ella muy lenta y él no tanto

y hablaban con sospechosa objetividad

de grandes temas en dos volúmenes

su sonrisa, la de ella,

era como un augurio o una fábula

su mirada, la de él, tomaba nota

de cómo eran sus ojos, los de ella,

pero sus palabras, las de él,

no se enteraban de esa dulce encuesta

 

como siempre o como casi siempre

la política condujo a la cultura

así que por la noche concurrieron al teatro

sin tocarse una uña o un ojal

ni siquiera una hebilla o una manga

y como a la salida hacía bastante frío

y ella no tenía medias

sólo sandalias por las que asomaban

unos dedos muy blancos e indefensos

fue preciso meterse en un boliche

 

y ya que el mozo demoraba tanto

ellos optaron por la confidencia

extra seca y sin hielo por favor

cuando llegaron a su casa, la de ella,

ya el frío estaba en sus labios, los de él,

de modo que ella fábula y augurio

le dio refugio y café instantáneos

 

una hora apenas de biografía y nostalgias

hasta que al fin sobrevino un silencio

como se sabe en estos casos es bravo

decir algo que realmente no sobre

 

él probó sólo falta que me quede a dormir

y ella probó por qué no te quedas

y él no me lo digas dos veces

y ella bueno por qué no te quedas

de manera que él se quedó en principio

a besar sin usura sus pies fríos, los de ella,

después ella besó sus labios, los de él,

que a esa altura ya no estaban tan fríos

y sucesivamente así

mientras los grandes temas

dormían el sueño que ellos no durmieron.

 

Vivo sin vivir en mí, de Teresa de Jesús

Vivo sin vivir en mí,

y tan alta vida espero,

que muero porque no muero.

 

Vivo ya fuera de mí,

después que muero de amor;

porque vivo en el Señor,

que me quiso para sí:

cuando el corazón le di

puso en él este letrero,

que muero porque no muero.

 

Esta divina prisión,

del amor en que yo vivo,

ha hecho a Dios mi cautivo,

y libre mi corazón;

y causa en mí tal pasión

ver a Dios mi prisionero,

que muero porque no muero.

 

¡Ay, qué larga es esta vida!

¡Qué duros estos destierros,

esta cárcel, estos hierros

en que el alma está metida!

Sólo esperar la salida

me causa dolor tan fiero,

que muero porque no muero.

 

¡Ay, qué vida tan amarga

do no se goza el Señor!

Porque si es dulce el amor,

no lo es la esperanza larga:

quíteme Dios esta carga,

más pesada que el acero,

que muero porque no muero.

 

Sólo con la confianza

vivo de que he de morir,

porque muriendo el vivir

me asegura mi esperanza;

muerte do el vivir se alcanza,

no te tardes, que te espero,

que muero porque no muero.

 

Mira que el amor es fuerte;

vida, no me seas molesta,

mira que sólo me resta,

para ganarte perderte.

Venga ya la dulce muerte,

el morir venga ligero

que muero porque no muero.

 

Aquella vida de arriba,

que es la vida verdadera,

hasta que esta vida muera,

no se goza estando viva:

muerte, no me seas esquiva;

viva muriendo primero,

que muero porque no muero.

 

Vida, ¿qué puedo yo darle

a mi Dios que vive en mí,

si no es el perderte a ti,

para merecer ganarle?

Quiero muriendo alcanzarle,

pues tanto a mi Amado quiero,

que muero porque no muero.

 

Serranilla VII, del Marqués de Santillana

Moza tan fermosa

non vi en la frontera,

com’una vaquera

de la Finojosa.

 

Faciendo la vía

del Calatraveño

a Santa María,

vencido del sueño,

por tierra fraguosa

perdí la carrera,

do vi la vaquera

de la Finojosa.

 

En un verde prado

de rosas e flores,

guardando ganado

con otros pastores,

la vi tan graciosa,

que apenas creyera

que fuese vaquera

de la Finojosa.

 

Non creo las rosas

de la primavera

sean tan fermosas

nin de tal manera;

fablando sin glosa,

si antes supiera

de aquella vaquera

de la Finojosa;

 

non tanto mirara

su mucha beldad,

porque me dejara

en mi libertad.

Mas dije: «Donosa

-por saber quién era-,

¿dónde es la vaquera

de la Finojosa?»

 

Bien como riendo,

dijo: «Bien vengades,

que ya bien entiendo

lo que demandades;

non es deseosa

de amar, nin lo espera,

aquesa vaquera

de la Finojosa».

 

 

Último brindis, de Nicanor Parra

Lo queramos o no

solo tenemos tres alternativas:

el ayer, el presente y el mañana.

 

Y ni siquiera tres

porque como dice el filósofo

el ayer es ayer

nos pertenece solo en el recuerdo:

a la rosa que ya se deshojó

no se le puede sacar otro pétalo.

 

Las cartas por jugar

son solamente dos:

el presente y el día de mañana.

Y ni siquiera dos,

porque es un hecho bien establecido

que el presente no existe

sino en la medida en que se hace pasado

y ya pasó…,

como la juventud.

 

En resumidas cuentas

sólo nos va quedando el mañana:

yo levanto mi copa

por ese día que no llega nunca,

pero que es lo único

de lo que realmente disponemos.

 

La Muralla, Nicolás Guillén

Para hacer esta muralla,

tráiganme todas las manos:

los negros, sus manos negras,

los blancos, sus blancas manos.

Una muralla que vaya

desde la playa hasta el monte,

desde el monte hasta la playa,

allá sobre el horizonte.

 

—¡Tun, tun!

—¿Quién es?

—Una rosa y un clavel…

—¡Abre la muralla!

—¡Tun, tun!

—¿Quién es?

—El sable del coronel…

—¡Cierra la muralla!

—¡Tun, tun!

—¿Quién es?

—La paloma y el laurel…

—¡Abre la muralla!

—¡Tun, tun!

—¿Quién es?

—El alacrán y el ciempiés…

—¡Cierra la muralla!

 

Al corazón del amigo,

abre la muralla;

al veneno y al puñal,

cierra la muralla;

al mirto y la yerbabuena,

abre la muralla;

al diente de la serpiente,

cierra la muralla;

al ruiseñor en la flor,

abre la muralla…

 

Alcemos una muralla

juntando todas las manos;

los negros, sus manos negras,

los blancos, sus blancas manos.

Una muralla que vaya

desde la playa hasta el monte,

desde el monte hasta la playa,

allá sobre el horizonte…

 

Poemas de amor. Juan de la Cruz

Tras de un amoroso lance

y no de esperanza falto

volé tan alto tan alto

que le di a la caza alcance.

 

Para que yo alcance diese

a aqueste lance divino

tanto volar me convino

que de vista me perdiese;

y con todo, en este trance,

en el vuelo quedé falto;

mas el amor fue tan alto,

que le di a la caza alcance.

 

Cuanto más alto subía,

deslumbróseme la vista;

y la más fuerte conquista

en oscuro se hacía;

mas, por ser de amor el lance,

di un ciego y oscuro salto

y fui tan alto, tan alto,

que le di a la caza alcance.

 

Cuanto más alto llegaba

de este lance tan subido

tanto más bajo y rendido

y abatido me hallaba.

Dije: No habrá quien alcance.

Abatíme tanto, tanto,

que fui tan alto, tan alto,

que le di a la caza alcance.

 

Por una extraña manera

mil vuelos pasé de un vuelo,

porque esperanza de cielo

tanto alcanza cuanto espera;

esperé solo este lance,

y en esperar no fui falto,

pues fui tan alto, tan alto,

que le di a la caza alcance.

 

Dos cuerpos, de Octavio Paz

Dos cuerpos frente a frente

son a veces dos olas

y la noche es océano.

 

Dos cuerpos frente a frente

son a veces dos piedras

y la noche desierto.

 

Dos cuerpos frente a frente

son a veces raíces

en la noche enlazadas.

 

Dos cuerpos frente a frente

son a veces navajas

y la noche relámpago.

 

Dos cuerpos frente a frente

son dos astros que caen

en un cielo vacío.

 

Fuego y nieve, de Pedro Antonio de Alarcón

Duro es tu corazón como el granito;

mi corazón como la cera tierno:

verano ardiente soy; tú helado invierno;

tú nieve eterna; fuego yo infinito.

 

Yo me acerco a tu nieve, y no tirito;

antes crece la furia de este infierno;

y hiélate a ti más mi fuego eterno,

y ni me apagas ¡ay! ni te derrito.

 

¿Cómo encuentro calor donde no hay llama?

¿Cómo no da calor la llama mía?

¿Cómo mi incendio tu esquivez no inflama?

 

¿Cómo tu hielo mi pasión no enfría?

¡Oh! ¿por qué no nos hizo el hado aleve,

o de fuego a los dos, o a ambos de nieve?

 

 

Cuando regreses, de Laura Victoria

Cuando regreses no hallarás siquiera

las huellas del pasado.

En el parque los cisnes se murieron

y las verbenas rojas se secaron.

 

Esos versos liliales que me oías

cogiéndome las manos,

cambiáronse por otros calcinantes

que visten mi alma de ropaje cárdeno.

 

Y esas dulces promesas que en tus brazos

hacíasme temblando,

son una cuerda rota en mis oídos

y ni un eco doliente me dejaron.

 

Naufragaron también en mis pupilas

tus ojos de gitano,

y en mi boca se helaron en silencio

las huellas calcinantes de tus labios.

 

Cuando regreses no hallarás siquiera

vestigios del pasado.

En el parque los cisnes se murieron

y en mi boca tus besos se borraron.

 

Fragmento de la Égloga I, de Garcilaso de la Vega

¡Oh más dura que mármol a mis quejas,

y al encendido fuego en que me quemo

más helada que nieve, Galatea!,

estoy muriendo, y aún la vida temo;

témola con razón, pues tú me dejas,

que no hay, sin ti, el vivir para qué sea.

Vergüenza he que me vea

ninguno en tal estado,

de ti desamparado,

y de mí mismo yo me corro ahora.

¿De un alma te desdeñas ser señora,

donde siempre moraste, no pudiendo

de ella salir una hora?

Salid sin duelo, lágrimas, corriendo

 

Emoción vesperal, de Ernesto Noboa y Caamaño

Hay tardes en las que uno desearía

embarcarse y partir sin rumbo cierto,

y, silenciosamente, de algún puerto,

irse alejando mientras muere el día;

 

Emprender una larga travesía

y perderse después en un desierto

y misterioso mar, no descubierto

por ningún navegante todavía.

 

Aunque uno sepa que hasta los remotos

confines de los piélagos ignotos

le seguirá el cortejo de sus penas,

 

Y que, al desvanecerse el espejismo,

desde las glaucas ondas del abismo

le tentarán las últimas sirenas.

 

Dineros son calidad, de Góngora

Dinero son calidad

¡Verdad!

Más ama quien más suspira

¡Mentira!

 

Cruzados hacen cruzados,

escudos pintan escudos,

y tahúres muy desnudos

con dados ganan condados;

ducados dejan ducados,

y coronas majestad,

¡Verdad!

 

Pensar que uno sólo es dueño

de puerta de muchas llaves,

y afirmar que penas graves

las paga un mirar risueño,

y entender que no son sueño

las promesas de Marfira,

¡Mentira!

 

Todo se vende este día,

todo el dinero lo iguala;

la corte vende su gala,

la guerra su valentía;

hasta la sabiduría

vende la Universidad,

¡Verdad!

 

En Valencia muy preñada

y muy doncella en Madrid,

cebolla en Valladolid

y en Toledo mermelada,

Puerta de Elvira en Granada

y en Sevilla doña Elvira,

¡Mentira!

 

No hay persona que hablar deje

al necesitado en plaza;

todo el mundo le es mordaza,

aunque él por señas se queje;

que tiene cara de hereje

y aun fe la necesidad,

¡Verdad!

 

Siendo como un algodón,

nos jura que es como un hueso,

y quiere probarnos eso

con que es su cuello almidón,

goma su copete, y son

sus bigotes alquitira

¡Mentira!

 

Cualquiera que pleitos trata,

aunque sean sin razón,

deje el río Marañón,

y entre al río de la Plata;

que hallará corriente grata

y puerto de claridad

¡Verdad!

 

Siembra en una artesa berros

la madre, y sus hijas todas

son perras de muchas bodas

y bodas de muchos perros;

y sus yernos rompen hierros

en la toma de Algecira,

¡Mentira!

 

Nacer hombre, de Adela Zamudio

Cuánto trabajo ella pasa

por corregir la torpeza

de su esposo, y en la casa,

(permitidme que me asombre)

tan inepto como fatuo

sigue él siendo la cabeza,

porque es hombre.

 

Si alguna versos escribe

-“De alguno esos versos son

que ella sólo los suscribe”;

(permitidme que me asombre)

Si ese alguno no es poeta

¿por qué tal suposición?

-Porque es hombre.

 

Una mujer superior

en elecciones no vota,

y vota el pillo peor;

(permitidme que me asombre)

con sólo saber firmar

puede votar un idiota,

porque es hombre.

 

Él se abate y bebe o juega

en un revés de la suerte;

ella sufre, lucha y ruega;

(Permitidme que me asombre).

Ella se llama “ser débil”,

y él se apellida “ser fuerte”

porque es hombre.

 

Ella debe perdonar

si su esposo le es infiel;

mas, él se puede vengar;

(permitidme que me asombre)

en un caso semejante

hasta puede matar él,

porque es hombre.

 

¡Oh, mortal!

¡Oh mortal privilegiado,

que de perfecto y cabal

gozas seguro renombre!

para ello ¿qué te ha bastado?

Nacer hombre.

 

A la pereza, de Bretón de los Herreros ¡

Qué dulce es una cama regalada!

¡Qué necio el que madruga con la aurora,

aunque las musas digan que enamora

oír cantar a un ave la alborada!

 

¡Oh qué lindo en poltrona dilatada

reposar una hora, y otra hora!

Comer, holgar…, ¡qué vida encantadora

sin ser de nadie, y sin pensar en nada!

 

¡Salve, oh Pereza! En tu macizo templo

ya, tendido a la larga, me acomodo.

De tus graves alumnos el ejemplo

 

me arrastra bostezando; y de tal modo

tu estúpida modorra a entrarme empieza,

que no acabo el soneto… de per…

 

Caupolicán, de José Santos Chocano

Ya todos los caciques probaron el madero.

«¿Quién falta», y la respuesta fue un arrogante: «¡Yo!»

«¡Yo!», dijo; y, en la forma de una visión de Homero,

del fondo de los bosques Caupolicán surgió.

 

Echóse el tronco encima, con ademán ligero,

y estremecerse pudo, pero doblarse no.

Bajo sus pies, tres días crujir hizo el sendero,

y estuvo andando… andando… y andando se durmió.

 

Anduvo, así, dormido, vio en sueños al verdugo:

él muerto sobre un tronco, su raza con el yugo,

inútil todo esfuerzo y el mundo siempre igual.

 

Por eso, al tercer día de andar por valle y sierra,

el tronco alzó en los aires y lo clavó en la tierra

¡como si el tronco fuese su propio pedestal!

 

Canción 8, de Rafael Alberti

Hoy las nubes me trajeron,

volando, el mapa de España.

¡Qué pequeño sobre el río,

y qué grande sobre el pasto

la sombra que proyectaba!

 

Se le llenó de caballos

la sombra que proyectaba.

Yo, a caballo, por su sombra

busqué mi pueblo y mi casa.

 

Entré en el patio que un día

fuera una fuente con agua.

Aunque no estaba la fuente,

la fuente siempre sonaba.

 

Mía de nadie, de Mía Gallegos

Mía Gallegos.

Mía de nadie. Mía de mí.

Sin una biografía.

Tierna. Casi ácida.

Con un destino trazado

en una cruz.

 

Mía Gallegos. Mía de nadie,

de nadie, nadie, nadie, nadie.

Aferrada a la ternura

como único pan que no consuela.

 

Mía de nadie. Mía de mí.

Sin aire. Umbría.

Deja que el tiempo pase.

Deja que la vida pase.

Deja que el amor pase.

Deja que la muerte pase.

 

Mía sin biografía y sin abuelo.

Sin un sitio.

Ni siquiera santa.

Ni siquiera puta.

Mía de mí.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Canción del pirata, de Espronceda

Con diez cañones por banda,

viento en popa a toda vela,

no corta el mar, sino vuela

un velero bergantín;

 

bajel pirata que llaman,

por su bravura, el Temido,

en todo mar conocido

del uno al otro confín.

 

La luna en el mar riela,

en la lona gime el viento

y alza en blando movimiento

olas de plata y azul;

 

y va el capitán pirata,

cantando alegre en la popa,

Asia a un lado, al otro Europa,

y allá a su frente Estambul.

 

«Navega velero mío,

sin temor,

que ni enemigo navío,

ni tormenta, ni bonanza,

tu rumbo a torcer alcanza,

ni a sujetar tu valor.

 

Veinte presas

hemos hecho

a despecho,

del inglés,

 

y han rendido

sus pendones

cien naciones

a mis pies.

 

Que es mi barco mi tesoro,

que es mi dios la libertad,

mi ley, la fuerza y el viento,

mi única patria la mar.

 

Allá muevan feroz guerra

ciegos reyes

por un palmo más de tierra,

que yo tengo aquí por mío

cuanto abarca el mar bravío,

a quien nadie impuso leyes.

 

Y no hay playa,

sea cualquiera,

ni bandera

de esplendor,

 

que no sienta

mi derecho

y dé pecho

a mi valor.

 

Que es mi barco mi tesoro,

que es mi dios la libertad,

mi ley, la fuerza y el viento,

mi única patria la mar.

 

A la voz de ¡barco viene!

es de ver

cómo vira y se previene

a todo trapo a escapar:

que yo soy el rey del mar,

y mi furia es de temer.

 

En las presas

yo divido

lo cogido

por igual:

 

sólo quiero

por riqueza

la belleza

sin rival.

 

Que es mi barco mi tesoro,

que es mi dios la libertad,

mi ley, la fuerza y el viento,

mi única patria la mar.

 

¡Sentenciado estoy a muerte!;

yo me río;

no me abandone la suerte,

y al mismo que me condena,

colgaré de alguna antena

quizá en su propio navío.

 

Y si caigo

¿qué es la vida?

Por perdida

ya la di,

 

cuando el yugo

de un esclavo

como un bravo

sacudí.

 

Que es mi barco mi tesoro,

que es mi dios la libertad,

mi ley, la fuerza y el viento,

mi única patria la mar.

 

 

 

Son mi música mejor

aquilones,

el estrépito y temblor

de los cables sacudidos,

del negro mar los bramidos

y el rugir de mis cañones.

 

Y del trueno

al son violento,

y del viento

al rebramar,

 

yo me duermo

sosegado

arrullado

por el mar.

Que es mi barco mi tesoro,

que es mi dios la libertad,

mi ley, la fuerza y el viento,

mi única patria la mar».

La muchachita pálida, de Alfredo Espino

Aquella muchachita pálida que vivía

pidiendo una limosna, de mesón en mesón,

en el umbral la hallaron al despuntar el día,

con las manitas yertas y mudo el corazón

 

Nadie sabe quién era ni de dónde venía,

su risa era una mueca de la desilusión.

Y estaba el sello amargo de la melancolía

perpetuado en dos hondas ojeras de carbón.

 

En las carnes humanas dejó el hambre sus rastros…

La miraron las nubes, lo supieron los astros…

El cielo llovió estrellas en la paz del suburbio.

 

Nadie sabe quién era la muchachita pálida…

Entre tanto —en la noche, la noche triste y cálida—

arrastrando luceros sigue el arroyo turbio…

 

 

La vieja y el gato, de Samaniego

Tenía cierta vieja de costumbre,

al meterse en la cama,

arrimarse en cuclillas a la lumbre,

en camisa, las manos a la llama.

En este breve rato,

le hacía un manso gato

dos mil caricias tiernas: pasaba y repasaba entre sus piernas.

Y como en tales casos la enarbola,

tocaba en cierta parte con la cola.

Y la vieja cuitada

muy contenta decía: -Peor es nada.

 

Bajo la lluvia, de Juana de Ibarbourou

¡Cómo resbala el agua por mi espalda!

¡Cómo moja mi falda,

y pone en mis mejillas su frescura de nieve!

Llueve, llueve, llueve,

y voy, senda adelante,

con el alma ligera y la cara radiante,

sin sentir, sin soñar,

llena de la voluptuosidad de no pensar.

 

Un pájaro se baña

en una charca turbia. Mi presencia le extraña,

se detiene… me mira… nos sentimos amigos…

¡Los dos amamos muchos cielos, campos y trigos!

Después es el asombro

de un labriego que pasa con su azada al hombro

y la lluvia me cubre de todas las fragancias

de los setos de octubre.

Y es, sobre mi cuerpo por el agua empapado

como un maravilloso y estupendo tocado

de gotas cristalinas, de flores deshojadas

que vuelcan a mi paso las plantas asombradas.

Y siento, en la vacuidad

del cerebro sin sueño, la voluptuosidad

del placer infinito, dulce y desconocido,

de un minuto de olvido.

Llueve, llueve, llueve,

y tengo en alma y carne, como un frescor de nieve.

 

La opinión, de Ramón de Campoamor

¡Pobre Carolina mía!

¡Nunca la podré olvidar!

Ved lo que el mundo decía

viendo el féretro pasar.

Un clérigo: Empiece el canto.

El doctor: ¡Cesó el sufrir!

El padre: ¡Me ahoga el llanto!

La madre: ¡Quiero morir!

Un muchacho: ¡Qué adornada!

Un joven: ¡Era muy bella!

Una moza: ¡Desgraciada!

Una vieja: ¡Feliz ella!

—¡Duerme en paz!— dicen los buenos.

—¡Adiós!— dicen los demás.

Un filósofo: ¡Uno menos!

Un poeta: ¡Un ángel más!

 

A Inés, que se teñía las canas de rubio, de Baltasar del Alcázar

Tus cabellos, estimados

por oro contra razón,

ya se sabe, Inés, que son

de plata sobredorados.

Pues ¿querrás que se celebre

por verdad lo que no es?

Dar plata por oro, Inés,

es vender gato por liebre.

 

La llama funesta, de Alfonso Reyes

Si te dicen que voy envejeciendo

porque me da fatiga la lectura

o me cansa la pluma, o tengo hartura

de las filosofías que no entiendo;

 

si otro juzga que cobro el dividendo

del tesoro invertido, y asegura

que vivo de mi propia sinecura

y sólo de mis hábitos dependo,

 

cítalos a la nueva primavera

que ha de traer retoños, de manera

que a los frutos de ayer pongan olvido;

 

pero si sabes que cerré los ojos

al desafío de unos labios rojos,

entonces puedes darme por perdido.

 

Al partir, de Gertrudis Gómez de Avellaneda

¡Perla del mar! ¡Estrella de occidente!

¡Hermosa Cuba! Tu brillante cielo

la noche cubre con su opaco velo,

como cubre el dolor mi triste frente.

 

¡Voy a partir!… La chusma diligente,

para arrancarme del nativo suelo

las velas iza, y pronta a su desvelo

la brisa acude de tu zona ardiente.

 

¡Adiós, patria feliz, edén querido!

¡Doquier que el hado en su furor me impela,

tu dulce nombre halagará mi oído!

 

¡Adiós!… Ya cruje la turgente vela…

el ancla se alza… el buque, estremecido,

las olas corta y silencioso vuela.

 

Castilla, de Manuel Machado

El ciego sol se estrella

en las duras aristas de las armas,

llaga de luz los petos y espaldares

y flamea en las puntas de las lanzas.

El ciego sol, la sed y la fatiga.

Por la terrible estepa castellana,

al destierro, con doce de los suyos

-polvo, sudor y hierro- el Cid cabalga.

 

Cerrado está el mesón a piedra y lodo.

Nadie responde… Al pomo de la espada

y al cuento de las picas el postigo

va a ceder ¡Quema el sol, el aire abrasa!

A los terribles golpes

de eco ronco, una voz pura, de plata

y de cristal, responde… Hay una niña

muy débil y muy blanca

en el umbral. Es toda

ojos azules, y en los ojos, lágrimas.

Oro pálido nimba

su carita curiosa y asustada.

 

Buen Cid, pasad. El rey nos dará muerte,

arruinará la casa

y sembrará de sal el pobre campo

que mi padre trabaja…

Idos. El cielo os colme de venturas…

¡En nuestro mal, oh Cid, no ganáis nada!

 

Calla la niña y llora sin gemido…

Un sollozo infantil cruza la escuadra

de feroces guerreros,

y una voz inflexible grita: ¡En marcha!

El ciego sol, la sed y la fatiga…

Por la terrible estepa castellana,

al destierro, con doce de los suyos

-polvo, sudor y hierro- el Cid cabalga.

 

El intruso, de Delmira Agustini

Amor, la noche estaba trágica y sollozante

cuando tu llave de oro cantó en mi cerradura;

luego, la puerta abierta sobre la sombra helante,

tu forma fue una mancha de luz y de blancura.

 

Todo aquí lo alumbraron tus ojos de diamante;

bebieron en mi copa tus labios de frescura;

y descansó en mi almohada tu cabeza fragante;

me encantó tu descaro y adoré tu locura.

 

¡Y hoy río si tú ríes, y canto si tú cantas;

y si duermes, duermo como un perro a tus plantas!

¡Hoy llevo hasta en mi sombra tu olor de primavera;

 

y tiemblo si tu mano toca la cerradura;

y bendigo la noche sollozante y oscura

que floreció en mi vida tu boca tempranera!

 

Qué paseo de noche, de Pedro Salinas

¡Qué paseo de noche

con tu ausencia a mi lado!

Me acompaña el sentir

que no vienes conmigo.

Los espejos, el agua

se creen que voy solo;

se lo creen los ojos.

 

Sirenas de los cielos

aún chorreando estrellas,

tiernas muchachas lánguidas,

que salen de automóviles,

 

me llaman. No las oigo.

Aún tengo en el oído

tu voz, cuando me dijo:

“No te vayas”. Y ellas,

tus tres palabras últimas,

van hablando conmigo

sin cesar, me contestan

a lo que preguntó

mi vida el primer día.

Espectros, sombras, sueños,

amores de otra vez,

de mí compadecidos,

quieren venir conmigo,

van a darme la mano.

Pero notan de pronto

que yo llevo estrechada,

cálida, viva, tierna,

la forma de una mano

palpitando en la mía.

La que tú me tendiste

al decir: “No te vayas”.

Se van, se marchan ellos,

los espectros, las sombras,

atónitos de ver

que no me dejan solo.

Y entonces la alta noche,

la oscuridad, el frío,

engañados también,

me vienen a besar.

No pueden; otro beso

se interpone en mis labios.

No se marcha de allí,

no se irá. El que me diste,

mirándome a los ojos

cuando yo me marché,

diciendo: “No te vayas”.

 

A la abolición de la esclavitud en Cuba, de Carolina Coronado

Si libres hizo ya de su mancilla

el águila inmortal los africanos,

¿por qué han de ser esclavos los hermanos

que vecinos tenéis en esa Antilla?

 

¿Qué derecho tendrás, noble Castilla,

para dejar cadenas en sus manos,

cuando rompes los cetros soberanos

al son de libertad que te acaudilla?

 

 No, no es así: al mundo no se engaña.

Sonó la libertad, ¡bendita sea!

Pero después de la triunfal pelea,

 

no puede haber esclavos en España.

¡O borras el baldón que horror inspira,

o esa tu libertad, pueblo, es mentira!

 

 

Espero curarme de ti, de Jaime Sabines

Espero curarme de ti en unos días.

Debo dejar de fumarte, de beberte, de pensarte. Es posible.

Siguiendo las prescripciones de la moral en turno.

Me receto tiempo, abstinencia, soledad.

 

¿Te parece bien que te quiera nada más una semana?

No es mucho, ni es poco, es bastante.

En una semana se puede reunir todas las palabras de amor

que se han pronunciado sobre la tierra

y se les puede prender fuego.

Te voy a calentar con esa hoguera del amor quemado.

Y también el silencio. Porque las mejores palabras de amor

están entre dos gentes que no se dicen nada.

 

Hay que quemar también ese otro lenguaje lateral

y subversivo del que ama. (Tú sabes cómo te digo que te quiero

cuando digo: “qué calor hace”, “dame agua”,

“¿sabes manejar?”, “se hizo de noche”.

Entre las gentes, a un lado de tus gentes y las mías,

te he dicho “ya es tarde”, y tú sabías que decía “te quiero”).

 

Una semana más para reunir todo el amor del tiempo.

Para dártelo. Para que hagas con él lo que quieras:

guardarlo, acariciarlo, tirarlo a la basura.

No sirve, es cierto. Sólo quiero una semana

para entender las cosas. Porque esto es muy parecido

a estar saliendo de un manicomio para entrar a un panteón.

 

Determinarse y luego arrepentirse, de Villamediana

Determinarse y luego arrepentirse,

empezarse a atrever y acobardarse,

arder el pecho y la palabra helarse,

desengañarse y luego persuadirse;

 

comenzar una cosa y advertirse,

querer decir su pena y no aclararse,

en medio del aliento desmayarse,

y entre temor y miedo consumirse;

 

en las resoluciones, detenerse,

hallada la ocasión, no aprovecharse,

y, perdida, de cólera encenderse,

 

y sin saber por qué, desvanecerse:

efectos son de Amor, no hay que espantarse,

que todo del Amor puede creerse.

 

Devoluciones, de Gioconda Belli

Devuélveme mi corazón, viajero.

Tú te irás –me lo dices-,

montado en alado pegaso te alejarás

y dejarás sólo noches solas a mi alrededor.

 

Por esto, antes de que dobles el hueco del camino,

debes dejarme puesto en el pecho el corazón.

No te atrevas a llevártelo escondido en el equipaje

tentado por el deseo de acariciarlo

cuando encuentres que no encuentras otro

tan rojo, tan amante, tan lleno de cantos para vos.

Debes devolverme la roja lámpara

que alumbrará otros caminos andantes de mi pecho.

Debes dejármelo palpitando, trasplantado,

un poco enfermo seguramente,

pero vivo y aleteando vida.

 

Yo envolveré en una manta mis largos pies.

Te los daré para que, nerviosos, te sigan,

para que ellos vuelvan a traerte todo mi cuerpo

si alguna vez quieres trópico y corazón del sol

cuando el frío y las luces de neón

te rodeen como ejércitos enemigos.